<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2292939404331955&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

29 de March, 2021

Aprende a madrugar y aumenta tus capacidades

Levantarse por las mañanas puede convertirse en una tarea difícil sobre todo cuando eres una persona más nocturna que diurna. Por eso, hoy hemos decidido compartirte varias estrategias que harán que evites que se te peguen las cobijas al despertar.

Además de esto aprenderás a madrugar y a sobrevivir el día sin sentirte somnoliento. Solo con seguir estos consejos evitarás despertar de afán y tener que salir corriendo.

 

Ten una rutina establecida para irte a dormir y despertar.

Este tipo de rutinas son muy importantes para preparar a tu cuerpo, ya sea para iniciar o cerrar el día. Además de esto proporcionan un sentimiento de seguridad y confianza al saber que debemos cumplir con ciertas responsabilidades y horarios establecidos para nuestro disfrute personal . 

 

Establece una hora para irte dormir todas.

Te permitirá mantener tu salud metabólica y además te ayudará a tener también una rutina de sueño sana. Con esto, harás que tu cuerpo se acostumbre más fácil a despertar temprano puesto que para lograr madrugar de manera efectiva es esencial que hayamos descansado lo suficiente. 

 

Ten una hora fija para despertar.

Si estamos acostumbrados a levantarnos a la misma hora lograremos desarrollar nuestro reloj biológico. Además, ayudaremos a mantener nuestros biorritmos naturales pues el cuerpo ya habrá creado una rutina y también será más fácil lograr organizar nuestro día de manera previa y cumplir con el mayor número de tareas posibles. 

 

Organiza al despertar tu lista de pendientes.

Esto te permitirá hacer visibles todas las tareas que debas realizar al siguiente día así al complementarlo con tu rutina evitarás procrastinar, pues tendrás claros tus deberes (incluso aquellos que olvidas fácilmente) haciendo que sea más fácil despertarte por tener tu día organizado. 

 

Haz ejercicio. 

El ejercicio en la mañana reduce la presión sanguínea, prolonga y mejora la calidad del sueño. Además de esto, se convierte en una fuente de energía muy efectiva que te permitirá mantenerte alerta y productivo durante todo el día.