<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2292939404331955&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

21 de September, 2020

Cómo mantenerse organizado

A ratos sentimos que el día no alcanza para nada y queremos que tenga más de 24 horas, sin embargo, antes de cuestionar a los 86.400 segundos del día es mejor que empecemos por preguntarnos ¿qué hábitos tenemos?, ¿a qué hora iniciamos nuestra jornada académica?, ¿cómo distribuimos las tareas durante la semana?, ¿cada cuánto interrumpimos lo que hacemos para agarrar el celular?

Y es que aunque llegue a sonar como un consejo de abuelita no tener hábitos o rutinas consolidadas hace que te demores incluso el doble en una tarea sencilla. La empiezas a posponer, te entretienes con el celular, la evades y al final aunque uno crea que trabaja bien bajo presión lo único que logra es cansarse más. Es por eso que hoy te vamos a dar una serie de tips que te permitirán establecer una rutina y sobre todo mantenerla. 

 

Escribe una lista: 

Agarra lápiz y papel y escribe una lista con todas las actividades que haces semanalmente y mensualmente. Ejemplo: semanalmente sabes que tienes laboratorio de X materia y mensualmente tienes reunión con el asesor de tu trabajo de grado. Luego de esto establece días especiales para las cosas que solo haces una vez al mes y establece horarios para las actividades que son semanales. 

 

Ponte horarios: 

Para poder cumplir las actividades que estableciste el día anterior es importante que tengas dos cosas claras, a qué hora empezarás tu jornada y a qué hora la piensas terminar. Esto te servirá para optimizar el tiempo de las actividades, así no tendrás tanta “flexibilidad” y oportunidad de procrastinar aunque tampoco se trata de un pacto irrompible es importante que intentes cumplirlo al máximo. 

 

Aliméntate bien: 

La comida es el combustible que le damos a nuestro cuerpo y cuando vivimos de afán hay dos caminos: comemos cualquier cosa o no comemos nada. A la larga el tiempo y el cuerpo acaban por cobrar esto así que ten una dieta definida para los días en los que estudias e intenta hacer meal prep, esto te permitirá tener la comida “lista” desde días antes y así desaparecerá el dolor de cabeza de cientos de ollas y la plata que te acabas gastando en domicilios.

 

No acumules: 

El estado del espacio que habitas también tiene que ver con tu estado como persona así que es importante que no acumules tantas cosas ni que esperes a tener tu habitación completamente caída del desorden para tomar acción. Todos los días ve dejando las cosas donde las encontraste, no es lo mismo que esto te sume 20 minutos en la rutina diaria a que sea un gasto extra cada mes o un fin de semana perdido porque tenías que organizar. 

 

Distingue los espacios: 

Aunque durante la cuarentena nuestra casa se volvió salón de clases, habitación, lugar de reuniones con nuestros amigos y demás es necesarios que no cargues los espacios. Intenta en la medida de lo posible distribuir tu rutina en distintos lugares de la casa para que no acabes por agotarte o dejar de ver tu habitación como un lugar de descanso. 

 

Todo esto te ayudará a no sentirte tan agotado durante la semana y sobre todo a no vivir de afán con tus trabajos, así podrás descansar más y preparar mejor las actividades que tienes pendientes.