<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2292939404331955&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

29 de March, 2021

Cómo trabajar o estudiar de forma remota y no morir en el intento

Durante el último año el trabajo remoto ha cobrado más fuerza que nunca. Esta dinámica consiste en trabajar a distancia manteniendo una relación con el empleador y las mismas responsabilidades que se tendrían estando en la oficina.

Si bien, el trabajo remoto ofrece muchas posibilidades como lo es poder hacerlo desde cualquier ciudad, ahorro económico al no tener que transportarse, un manejo más libre del tiempo y aún mejor, la opción de comer en casa, no todo es color de rosa pues existen ciertas dificultades a la hora de cumplir con nuestras labores desde el hogar. 

 

¿Por qué? Se necesita un gran nivel de disciplina para no quedarse en la cama todo el día y sobre todo para mantenerse alejado de las distracciones cuando se está en casa. Es importante entonces aprender a conocer el espacio en el cual trabajamos y sobre todo las dinámicas que desarrollaremos en este lugar. 

 

Para esto, es recomendado tener un espacio dedicado para el trabajo y pasar ahí nuestra jornada. Por lo tanto, sugerimos que tengamos los implementos necesarios para cumplir con nuestras labores y sobre todo que estemos lo más alejados posible de las distracciones como el teléfono o el televisor. 

 

También es importante que aunque estemos en casa aprendamos a separar nuestra vida personal de la laboral, teniendo horarios de trabajo claros y manteniendo viva la cultura laboral aunque no compartamos el mismo espacio físico.

 

Una de las maneras para mantener viva la cultura organizacional aún estando lejos de la empresa es realizar un feedback con nuestros compañeros, así podremos mantenernos informados sobre nuestros resultados de productividad y evitaremos el estrés laboral, puesto que aunque no nos encontremos en el mismo espacio físico mantendremos un flujo de comunicación. 

 

Además también es necesario que no obviemos o creamos que por estar en casa no debemos mantener hábitos como el bañarnos al despertar, vestirnos en lugar de quedarnos en pijama todo el día y alistarnos en general, tal cual como si estuviéramos yendo a la oficina de manera habitual.