28 de April, 2020

Atrévete a reducir los residuos del planeta

Después de estar un mes en casa, todos hemos tenido tiempo de reflexionar, darnos cuenta qué estamos haciendo bien y qué debemos mejorar.

Una de las cosas que se ha hecho evidente en esta cuarentena es la cantidad de desechos que producimos al estar todo el tiempo en la casa. Esto no quiere decir que nuestra producción de residuos haya  aumentado en este tiempo, si no que es más fácil darse cuenta de ello ahora que siempre los tiramos en el mismo lugar. ¿Lo has notado tú también?

Ante esto, es urgente empezar a tomar medidas para producir menos basura, ya que aunque reciclar está muy bien, lo ideal sería que la redujeramos nuestros desperdicios lo más que podamos. 

Descarga nuestro E-Book ️

Es así como descubrimos un modo de vida sostenible conocido como “Zero waste” o Basura cero. Este movimiento se rige bajo las cinco Rs: refuse, reduce, reuse, recycle, rot; que en español serían: rechaza, reduce, reusa, recicla y pudre

Quienes lo practican, proponen que en primer lugar debemos analizar nuestros desechos y de qué forma estamos usando nuestros recursos. La idea de este movimiento es que, principalmente, seamos conscientes de las posibilidades de compra que tenemos y que el cambio empieza desde casa.

Luego, para implementar las 5 Rs debemos empezar por las dos primeras: rechazar la mayor cantidad de productos de plástico de un solo uso, como pitillos, bolsas de plástico o botellas de agua; y reducir la basura con acciones como comprar menos y mejor, es decir comprar productos a granel y en la plaza de mercado de tu ciudad, así evitarás los vegetales empacados y otro productos con exceso de plástico que venden en los grandes supermercados.  

Otra forma de reducir la basura que produces y ser más consciente de tu consumo es empezar a cocinar más en casa y desde cero las comidas, ya que así eres tú quién controla lo que usas. Puedes hacer tu propia mantequilla de maní, salsas de tomate, cremas de verduras y sopas, por ejemplo.

En caso de que no puedas rechazar o reducir, entra a jugar la tercera R: reutilizar. Con un poco de creatividad, te darás cuenta de que muchos de los empaques, envases y productos que tienes en casa son fácilmente reutilizables y así no tienen que ir a la basura. Un ejemplo muy sencillo de reutilizar son los envases de vidrio en los que viene la mermelada, en los que luego puedes guardar otros productos y usarlos como vasos, o también puedes usar la ropa vieja como trapos para limpiar la cocina.

En últimas están reciclar y pudrir, para aquellos desechos que no pasen las tres Rs anteriores. Lo que se pueda reciclar debe ser separado y entregado en una bolsa al camión de la basura (la bolsa la puedes hacer reutilizando papel de periódico). Y el material orgánico, que es lo que se puede pudrir, puedes procesarlo en una paca digestora que puedes hacer en casa.

Este estilo de vida no solo te ayudará a conseguir una vida sin (o menos) basura. También lograrás obtener consciencia acerca de cómo te alimentas y qué productos estás usando a medias. Si estás dispuesto a tomar este reto y quieres saber más del tema, puedes visitar el blog de la colombiana Mariana Matija

¿Te atreves a alcanzar una vida sin basura?