<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2292939404331955&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

2 de November, 2020

Tejer es meditar

Entrelazar lanas y agujas es una terapia para el alma, la fluidez y la concentración son poderes que tiene el crochet, una técnica de tejido. La sensación del tiempo desaparece, te olvidas de ti mismo, te sientes parte de algo mucho mayor. Meditas.

Por: Paula Benavides

«Cuando estamos involucrados en algo que requiere creatividad, sentimos que estamos viviendo más plenamente que durante el resto de nuestra vida», dijo el Psicólogo Mihaly Csikszentimihalyi en una conferencia TED en 2004.

Según estudios realizados sobre la creatividad, tejer, y sus movimientos repetitivos, activan el sistema nervioso parasimpático, produciendo fluidez, lo cual disipa esa respuesta de «lucha o huida», es decir, reduce el estrés. Tejer regula las emociones fuertes como el enojo, y previene los pensamientos irracionales.

 Imagen 1

¿Qué pasa en tu cerebro cuando tejes?

El cerebro humano reacciona a los estímulos agradables liberando dopamina cada vez que realizas algo que te hace sentir bien, actuando como un depresivo natural. Según estudios realizados por The British Journal of Occupational Therapy, a 3.500 tejedores, más del 80% respondió que se sentían muy felices después de tejer. Notaban sus cambios de ánimo al finalizar de tejer, en donde varios describieron sentirse bastante tranquilos. 

«La fluidez tiene el potencial de ayudar a los pacientes a disipar el caos interno».

Además, de sentir una desconexión total con problemas, pensamientos y desesperaciones, tejer brinda satisfacción al finalizar algún proyecto, y la sensación de eficiencia.

Imagen 2

Por otra parte, una de las cualidades más impresionantes del crochet, es su función de proteger el envejecimiento de la mente, y de su vitalidad. Tejer involucra varias partes de tu cerebro al mismo tiempo, mejorando tu memoria, el lapso de atención y la coordinación de ojo-cuerpo.

Al ser una actividad tan rigurosa y empática, el crochet se ha destacado por ser también una terapia, al punto de denominarlo “Crocheterapia”. Allí se comparten técnicas, materiales, tipos de tejidos, y a su vez se tejen historias, y comparten experiencias, como sonreír y superar adversidades en equipo.

Pronto, The Spot abrirá sus puertas para que puedas conocer el mundo del crochet y los beneficios de ser una crochetera.